16 dic. 2014

MUTUALISMO ES SIMBIOSIS Editorial de la Revista SOLDEAMÉRICA

 MUTUALISMO ES SIMBIOSIS
Editorial de la Revista SOLDEAMÉRICA
Por Fabio Alberto Cortés Guavita


MUTUALISMO es simbiosis: Beneficio mutuo dado con reciprocidad. Existen unos hongos que crecen en las raíces de las bellas orquídeas, nuestra flor nacional colombiana, hongos a través de los cuales la orquídea recibe Nitrógeno, que es un vapor, un gas, el espíritu, el soplo de vida necesario para existir; a su vez el hongo recibe en reciprocidad Hidratos de Carbono, combinación que le da el azúcar, el dulce, la exquisitez de su propia supervivencia. Por favor no confundir con el proceso de las parásitas que se alimentan de la planta sin entregar nada a cambio.

Que hermoso ejemplo el que nos dan otros seres vivientes diferentes a los humanos. Eso es lo que pretendemos desarrollen las Asociaciones Mutuales en particular dentro de nuestra querida COLOMBIA, y, para lo cual se requiere de la interacción de la ayuda mutua entre todas las organizaciones.

Veámoslo así: en COLOMBIAMUTUAL, la Confederación de la Mutualidad Colombiana, somos la orquídea y para vivir requerimos del Nitrógeno, del soplo de vida necesario para existir y las Asociaciones Mutuales son ese hongo que nos lo puede proveer. A cambio recibirá Hidratos de Carbono, el dulce exquisito del deber cumplido en aras del desarrollo social en procura de la supervivencia de los ciudadanos que hacen parte de las entidades mutuales en nuestro contexto.

O veámoslo al contrario si lo prefieren: ustedes señores mutualistas nos permiten desarrollar el dulce trabajo de participar en la solución de los problemas de las comunidades y nosotros le reintegramos el soplo de vida necesario en el cumplimiento de sus obligaciones para con la sociedad.

Como pueden ustedes apreciar en el marco de la ayuda mutua se requiere de la interacción del hongo y la orquídea, no dejen ustedes marchitar la flor de la comunidad, la flor de las clases menos favorecidas que encuentran en la economía solidaria los nutrientes del nitrógeno de la vida y los hidratos de carbono de la mejora en la calidad de vida de nuestros congéneres. No interesa quien sea el hongo y quien la orquídea, lo importante es no tener parásitos en nuestra relación de beneficio mutuo para todos los asociados y su núcleo familiar.

Este llamado realizado en el año 2005 al crear COLOMBIAMUTUAL se quedó sembrado en la aridez del desierto, contrario al eco solidario que se esperaba, quienes se autodenominan dirigentes del mutualismo colombiano (incluidos los órgano de control del Estado) dedicaron todos sus esfuerzos a la persecución de quienes integramos la Confederación y a la destrucción de organismos y entidades creados a la luz de dicha invitación, hoy, diez años después, podemos aseverar sin temor al equívoco que el mutualismo colombiano no existe.

Solamente los esfuerzos aislados que empecinadamente continuamos realizando dan frutos aislados, que esperamos en algún momento del futuro cercano se puedan consolidar en beneficio de los más desprotegidos de nuestra Colombia, que en últimas son quienes hacen la masa crítica de potenciales asociados y mutualistas solidarios.
Publicar un comentario