10 nov. 2013

HISTORIA DEL MUTUALISMO COLOMBIANO. 1. LA TRAVESÍA REQUIERE DE AYUDA MUTUA.

 

Origen, desarrollo y actualidad del Mutualismo y de las Asociaciones Mutuales en Colombia.
Por FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA.  
Cada semana un nuevo Capítulo de la historia del mutualismo Colombiano.
 A MANERA DE INTRODUCCIÓN

"Ante la necesidad de reinventarse y reinventar el mundo, El Ser debe gritar: ¡DIOS mío lo logre y no decir: Eureka lo encontré"[i] con esta premisa doy inicio a esta obra después de años de investigación y estudio, porque no es una casualidad sino una causalidad lo que nos lleva a desglosar paso a paso un tema de vital importancia para la economía social y particularmente para el que hacer futuro de las Asociaciones Mutualistas en Colombia y en Latinoamérica.

LA TRAVESÍA REQUIERE DE AYUDA MUTUA. Iniciar la travesía de hacer algo de historia no es nada fácil desde luego, sin embrago es necesario hacer este ejercicio para aportar en la construcción de un verdadero mutualismo y no exagero cuando afirmó que el noventa por cuanto de las asociaciones mutuales que actualmente existen en Colombia ignora la realidad de su origen verdadero, quienes han escrito acerca del tema se han quedado cortos al n ir hasta los orígenes y todo lo que conocemos inicia con la misma cantinela “hace tres mil años en el río Nilo…”

No es que esto no sea cierto, no, lo que ocurre es que no podemos hablar de la historia del mutualismo (es una doctrina) partiendo de las primeras formas de organización de ayuda mutua (la organización) por ello, este estudio ha decidido dividirse en cuatro partes fundamentales y de igual importancia las cuatro.

La primera de ella nos lleva a tomar el criterio que hemos esbozado en otros escritos “La Reinvención del Mutualismo Colombiano” tomando como base la teoría[ii] administrativa que nos dice que si no vamos a los origines de nuestros valores y principios no lograremos jamás el cambio que tanto a anunciamos en todos los foros y eventos empresariales, de economía tradicional capitalista y de economía solidaria. El abordaje es entonces desde los orígenes de la ayuda mutua y para ello hemos retomado los criterios del mejor investigador y escritos del tema de ayuda mutua, hablamos del ruso Piotr KROPOTKIN y del ideólogo y padre del mutualismo universal como doctrina, aquí hacemos referencia al francés  Pierre-Joseph Proudhon

 

Segunda etapa es la de ver los primeros asomos de organización medioevo, colonia y el rol de las guidas, los montepíos, la Guilda (entre otras figuras) y las Sociedades democráticas cuyo fin fue la prohibición de su existencia con la Constitución de 1986.

 

Tercer periodo las forma organizaciones en Colombia mutuarias y mutuales hasta el año 1991 fecha de la nueva constitución colombiana, sus avances y retrocesos por falta de líderes verdaderamente comprometidos.

 

Finalmente lo que ha acaecido después de la Constitución del 91 hasta nuestros días con la entrada en el rol del mutualismo de un nuevo pensamiento, de una nueva forma de ver el mutualismo: LA EMPRESARIALIDAD y el Programa de COLOMBIAMUTUAL la “Reinvención del Mutualismo Colombiano”


1. LA TRAVESÍA REQUIERE DE AYUDA MUTUA

Bien, demos paso al estudio de la AYUDA MUTUA

Para entender la importancia de lo que realmente es ayuda mutua y su importancia como valor debemos traer el mejor testimonio que existe al respecto: la obra Apoyo Mutuo del ruso Kropotkin[iii] quien nos lleva de la mano por los vericuetos más espectaculares desde la ayuda mutua entre los animales y las diferentes etapas del hombre, desde los salvajes hasta nuestros días, dejemos que sean las palabras de Kropotkin quienes nos desvelen este valor, tomando las citas de mi obra Historia del Mutualismo Colombiano.

“… si recurrimos, a la verificación indirecta y preguntamos a la naturaleza: "¿Quiénes son más aptos, aquellos que constantemente luchan entre sí o, por lo contrario, aquellos que se apoyan entre sí?", en seguida veremos que los animales que adquirieron las costumbres de ayuda mutua resultan, sin duda alguna, los más aptos. Tienen más posibilidades de sobrevivir como individuos y como especie, y alcanzan en sus correspondientes clases (insectos, aves, mamíferos) el más alto desarrollo mental y organización física... probablemente (la ayuda mutua) tiene importancia mucho mayor que la lucha mutua, porque facilita el desarrollo de las costumbres y caracteres que aseguran el sostenimiento y el desarrollo máximo de la especie junto con el máximo bienestar y goce de la vida para cada individuo, y, al mismo tiempo, con el mínimo de desgaste inútil de energías, de fuerzas.”

En desarrollo de su obra nos traslada Kropotkin a los salvajes y a la primera organización del hombre que no es precisamente la familia como aseguran algunos autores.


“La familia no sólo no fue la forma primitiva de organización, sino que, por lo contrario, es un producto muy tardío de la evolución de la humanidad. Por más lejos que nos remontemos en la profundidad de la historia más remota del hombre, encontramos por doquier que los hombres vivían ya en sociedades, en grupos, semejantes a los rebaños de los mamíferos superiores. Fue necesario un desarrollo muy lento y prolongado para llevar estas sociedades hasta la organización del grupo (o clan), que a su vez debió sufrir otro proceso de desarrollo también muy prolongado, antes de que pudieran aparecer los primeros gérmenes de la familia, polígama o monógama. Sociedades, bandas, clanes, tribus -y no la familia- fueron de tal modo la forma primitiva de organización de la humanidad y sus antecesores más antiguos…”

La profunda investigación de Kropotkin desarrolla toda una suerte de ejemplos de tribus, de clanes y todo aquello que significó y significa aún en algunas artes del mundo la vida de los primitivos y concluye de manera tajante:

“Citar más ejemplos de la vida de los salvajes significaría solamente repetir, una y otra vez, lo que se ha dicho ya. Dondequiera que nos dirijamos, hallamos por doquier las mismas costumbres sociales, el mismo espíritu comunal. Y cuando tratamos de penetrar en las tinieblas de los siglos pasados, vemos en ellos la misma vida tribal, y las mismas uniones de hombres, aunque muy primitivas, para el apoyo mutuo. Por esto Darwin tuvo perfecta razón cuando vio en las cualidades sociales de los hombres la principal fuerza activa de su desarrollo máximo, y los expositores de Darwin de ningún modo tienen razón cuando afirman lo contrario.”

Una vez que nos vamos encontrado con los grados más elevados de desarrollo de la humanidad y desde la perspectiva de la historiografía solemos hallar solamente luchas y conflictos, las viajas relaciones parecen quebrarse; las lucha entre tribus, los clanes contra los clanes, hace que la humanidad se divida en castas y que los déspotas esclavistas se adueñen del ser dispuesto a guerrear y es cuando los historiadores nos llevan a la conclusión que la guerra y la opresión se tornan en la única forma de vida y hacen de esta falacia la esencia de la naturaleza humana.

Sin embargo, nos dice Kropotkin: Sin embargo, basta someter a un examen más cuidadoso la vida cotidiana del hombre durante el período histórico, como han hecho en los últimos tiempos muchos investigadores… Dejando de lado las ideas preconcebidas de la mayoría de los historiadores, y
su evidente predilección por la parte dramática de la vida humana, vemos que los mismos documentos que aprovechan ellos habitualmente son, por su esencia tales, que exageran la parte de la vida humana que se entregó a la lucha y no aprecian debidamente el trabajo pacífico de la humanidad. Los días claros y soleados se pierden de vista por obra de las descripciones de las tempestades y de los terremotos.”

Existen periodos de la historia estudiados de mejor forma que permiten ver la otra corriente la de la ayuda mutua superando en creces la “historia” que nos venden acerca de destrucción y la guerra como esencia del ser humano. Al respecto y hablando de los “barbaros” nos dice Kropotkin:

“La comuna aldeana constituía una institución crecida naturalmente, y por ello no podía ser de estructura completamente uniforme. Hablando en general, era una unión de familias que se consideraban originarias de una raíz común y que poseían en común una cierta tierra.”… “La comuna aldeana era entonces el arma principal en la dura lucha contra la naturaleza hostil. Era, también, el lazo que los campesinos oponían a la opresión de parte de los más hábiles y fuertes, que trataban de reforzar su autoridad en aquellos agitados tiempos. El "bárbaro" imaginario, es decir, el hombre que lucha y mata a los hombres por bagatelas, existió tan poco en la realidad como el "sanguinario" salvaje de nuestros literatos.”

El apoyo mutuo es la esencia del desarrollo de los “barbaros” por miles de años.

“El apoyo mutuo atraviesa como un hilo rojo toda la vida de los kabilas, (para tomar un ejemplo) y si uno de ellos, durante un viaje fuera de los límites de la tierra natal, encuentra a otro kabila necesitado, debe prestarle ayuda, aunque para esto tuviera que arriesgar sus propios bienes y su vida.”

“Cuando los lazos del origen común comenzaron a debilitarse a causa de las migraciones frecuentes y lejanas, y el desarrollo de la familia separada dentro del clan mismo, también destruyó la antigua unidad tribal; entonces, una nueva forma de unión, fundada en el principio territorial -es decir, la comuna aldeana' fue llamada a la vida por el genio social creador del hombre. Esta institución, a su vez, sirvió para unir a los hombres durante muchos siglos, dándoles la posibilidad de desarrollar más y más sus instituciones sociales”

Es así que el hombre va dando forma a esas organizaciones de la ayuda mutua, esa “comuna aldeana” da paso en los años posteriores al nacimiento de las “guildas”, las cuales nos refieren los historiadores como la primeras formas de mutuales, y, vemos como una vez más la verdad es otra y para ello citemos nuevamente a nuestro autor de respaldo, el ruso Kropotkin cuando concluye esta parte de historia:

“Ahora tenemos que seguir el desarrollo más avanzado de aquella tendencia a la ayuda mutua, siempre inherente al hombre. Tomando las comunas aldeanas de los llamados bárbaros en la época en que entraron en el nuevo período de civilización, después de la caída del imperio romano de Occidente, debemos estudiar ahora las nuevas formas en que se encauzaron las necesidades sociales de las masas durante la edad media, y especialmente, las guildas medievales en la ciudad medieval”

Próxima entrega: “El valor de la ayuda mutua en la etapa medieval”



[i] Esta expresiones la base de mi obra ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE. Bogotá Fungestar 2012.
[ii] Esta teoría y la perspectiva de la reinvención se han adaptado con criterio propio para la presente investigación y desarrollo de la obra, a partir de GOSS, Tracy, y otros, LA MONTAÑA RUSA DE LA REINVENCIÓNEn Harvard Business Review. Gestión de Cambio. Primera Edición, Buenos Aires. Argentina. 2004.

[iii] Los fundamentos de esta parte de la obra son tomados de la obra APOYO MUTUO del ruso Piotr Kropotkin.

 

Publicar un comentario