28 ago. 2013

CAPÍTULO 16. LOS FACTORES ECOLÓGICOS DEL PLAN ESTRATÉGICO. GUÍA DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA.

La Guía de empresas de Economía solidaria  a tomado UN ESTUDIO DE CASO de una de las entidades mutuales de Bogotá afiliada a la Confederación de la Mutualidad Colombina. COLOMBIAMUTUAL a través del cual se realiza un Plan Estratégico, recomendamos su colección teniendo en cuenta la numeración continuada del PLAN.
Autor Fabio Alberto Cortés Guavita *

A lo largo de los últimos 20 años las sociedades occidentales han sido testigos y motores de una transformación sustancial en lo que respecta al entendimiento del entorno natural y nuestra interrelación con el mismo. Los tecnicismos propios de la rama de la Biología denominada Ecología por Haeckel en 1868, han pasado a ser no sólo parte de nuestro vocabulario cotidiano, sino que se han integrado en el lenguaje jurídico y en el relativo al mundo de la economía occidental. Es evidente, por tanto, que se ha procesado un cambio sustancial en nuestra forma de contemplar el entorno en el que se desarrollan nuestras actividades y nuestra relación con el mismo.

La toma de conciencia de los ciudadanos ante los problemas del medio ambiente se ha dejado traducir, en relativamente poco tiempo, en un cambio que afecta incluso a nuestras actividades más cotidianas. Conceptos como «contaminación», «reciclaje», «tratamiento selectivo de residuos» etc. son ya parte de nuestro léxico común y cuyo entendimiento ha transformado incluso nuestros hábitos de consumo. Es obvio, por tanto, que el mundo empresarial no puede permanecer ajeno a esta concienciación colectiva sobre el medio ambiente. Es cierto que las empresas también han cambiado su concepción sobre la relación del desarrollo económico particular y el bienestar de la sociedad en general, en lo que a la implicación de la actividad empresarial con el entorno se refiere. En este sentido se ha pasado progresivamente de una concepción de la empresa en la que la inversión en prevención del deterioro medioambiental era sinónimo de «pérdidas económicas» a una visión más sensibilizada en la que al abordaje de los temas ecológicos se incluyen ya en los planes de actuación trazados para el diseño y funcionamiento de la actividad empresarial.

La idea primordial de que no es posible un desarrollo económico general sin un tratamiento respetuoso del entorno natural ha calado profundamente en todos los ámbitos: La empresa no puede sustraerse de esta línea en pro de la preservación del medio ambiente, y hoy en día, la Ecología, como rama de la Ciencia, ofrece al mundo empresarial una serie de innovaciones tecnológicas y de conocimientos encaminados a favorecer el desarrollo económico siendo respetuoso con el medio ambiente. Por su parte, las instituciones gubernamentales también han presionado a las empresas con normativas legales que se hallan en constante evolución, desde los primeros convenios internacionales para la mejora del entorno natural afectado por las actividades industriales en el mundo desarrollado. Los efectos que la empresa genera en su entorno no son sólo de carácter socio-económico sino también de carácter medioambiental. La empresa ha de concienciarse de que no sólo genera bienes y empleo, también consume recursos naturales y genera contaminación y residuos. En definitiva, la empresa en nuestros días tiene una responsabilidad crucial en la tarea de la mejora medioambiental, y esta responsabilidad debe ejercerse ante una perspectiva que supere el mero cumplimiento de la legalidad vigente al respecto:  

El tema medioambiental en la empresa es una obligación para con la sociedad y para con las generaciones de seres humanos venideras, y puede, incluso contemplarse en nuestros días como un vehículo más que puede mejorar el balance económico particular, siempre y cuando trascienda a la sociedad una buena política medioambiental trazada dentro de los planes de actuación generales de la empresa.

La formación en el área de medioambiente es, para el emprendedor una inversión de futuro. El entendimiento de conceptos de calidad medioambiental, auditorías medioambientales, sensibilización y formación de las plantillas de trabajadores y educación ambiental en general, deben incorporarse irremisiblemente a la formación básica del emprendedor, quien ha de entender esta formación como un continuo proceso inacabado. Téngase siempre presente que tanto los cambios continuos en la legalidad vigente, como los avances tecnológicos, obligarán al empresario a un continuo proceso de revisión y formación que habrá de incorporar a los planes de su empresa.
La educación ambiental es un proceso permanente en el cual los individuos y las comunidades adquieren conciencia de su medio y aprenden los conocimientos, los valores, las destrezas, la experiencia y también la determinación que les capacite para actuar, individual y colectivamente, en la resolución de los problemas ambientales presentes y futuros». (Congreso Internacional de Educación y Formación sobre Medio Ambiente. Moscú, 1987).

CALENTAMIENTO GLOBAL. La ola de calor y las inundaciones que asolan al mundo son apenas una muestra de la catástrofe que se avecina. En 2003, las elevadas temperaturas estivales se cobraron la vida de 20.000 personas, además de los miles de millones en pérdidas agrícolas. Recientemente, once países europeos se vieron afectados por inundaciones que también costaron la vida a muchas personas. Ambos ejemplos, que se dieron en tan sólo dos años, nos proporcionan una muestra de lo que nos acontecerá en el futuro.  

Ante el pronóstico de lo que nos deparará el cambio climático, McGlade manifestó: “Si el periodo de crecimiento de las plantas se modifica con el cambio climático, los agricultores podrían llegar a conseguir dos cosechas en vez de una. Esto tendría consecuencias importantes para la agricultura de la Unión Europea. Sin embargo, detrás de eso se esconde también el cambio en el volumen de precipitaciones, lo que puede hacer variar los cultivos en cada región con las consecuencias que esto provocará en el comercio mundial.”
                                                                      
El futuro depende de Kyoto: Para Jacqueline McGlade, el famoso protocolo de Kyoto es una de las mayores iniciativas para evitar las catástrofes climáticas de los años venideros. Según la científica, el protocolo marca el camino a seguir y significa un gran avance. Los países industrializados firmaron el acuerdo hace El futuro también en manos de Vladimir Putin siete años, con la esperanza de poder reducir el efecto invernadero. Sin embargo, en la práctica, EE. UU., mayor contaminador, no lo ratificó, mientras que Rusia, otro de los grandes productores de gases tóxicos, se mantiene indecisa.  

Tan sólo en EE.UU., donde las emisiones de gases no están sujetas a control, los costes originados por tormentas o inundaciones ascienden anualmente a casi 11.000 millones dólares. Pese a que la conciencia ambiental avance más y más en todo el mundo, todavía quedan fuertes escollos que superar, para poder garantizar un mundo habitable en el futuro.

CONTAMINACIÓN AMBIENTAL.  Una vez más fracasa una cumbre muy importante para quienes habitamos este planeta. No se logró su objetivo y como muy bien lo comenta www.elmundo.es, “la cumbre de Copenhague sobre el clima constituye un fracaso que merma el crédito social de la ONU y prueba la incapacidad de los dirigentes del planeta para ponerse de acuerdo en un proyecto común esencial para la supervivencia de la humanidad”.

La prensa mundial expone su percepción sobre ella, por ejemplo el diario norteamericano The Washington Times ha denunciado el "fracaso" de los dirigentes del mundo para alcanzar pactos, evocando un "día frío para Obama en Dinamarca".

Para The Washington Post, que hablaba de un acuerdo "carente de ambición", los "gobiernos deben hacerlo mejor". El periódico insta al Senado estadounidense a adoptar la legislación sobre el clima, actualmente bloqueada en el Congreso.

“El fiasco de Copenhague o los límites del Gobierno mundial”, ha titulado el diario francés Le Monde, según el cual "la reunión viró hacia el desorden e ilustró la fuerza creciente de China". El texto adoptado "abandona la filosofía del protocolo de Kioto, que imponía una limitación de reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero a sus participantes", añadía el rotativo. El periódico portugués de referencia Jornal de Noticias subraya: "El sistema de negociación multilateral probado por Naciones Unidas ha resultado un fracaso y no resolverá el problema que amenaza la humanidad".

"Copenhague nos enseña varias lecciones. China es una potencia con un peso decisivo en la escena internacional, Brasil es una estrella emergente, Europa tiene grandes ambiciones pero poca influencia y Estados Unidos no cambia mucho, con o sin Barack Obama". En la prensa griega, en conjunto muy negativa sobre los resultados de la Cumbre de Copenhague, Eleftherotypia, de postura de izquierda, considera que "los grandes contaminantes del mundo han impuesto en resumidas cuentas en Copenhague un acuerdo imperfecto que no corresponde en absoluto con las esperanzas de un compromiso mundial para limitar el recalentamiento del planeta". “Lamentablemente, la Cumbre es un fracaso. Seguiremos luchando para alcanzar los objetivos de salvar el planeta”, apuntó Hugo Chávez, Presidente de Venezuela. 

PRÓXIMA ENTREGA:  ANÁLISIS DOFA DE LA PARTE EXTERNA DEL PLAN DE DESARROLLO


Publicar un comentario