8 ago. 2013

CAPÍTULO 14. Factores Culturales del PLAN ESTRATÉGICO. GUÍA DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA.

SEMINARIOS Y CAPACITACIÓN EN ECONOMÍA SOLIDARIA Y LIDERAZGO fungestar@gmail.com
La Guía de empresas de Economía solidaria  a tomado UN ESTUDIO DE CASO de una de las entidades mutuales de Bogotá afiliada a la Confederación de la Mutualidad Colombina. COLOMBIAMUTUAL a través del cual se realiza un Plan Estratégico, recomendamos su colección teniendo en cuenta la numeración continuada del PLAN.
Autor Fabio Alberto Cortés Guavita *
1.1.1.4. FACTORES CULTURALES. Integran el conjunto de expresiones intelectuales y artísticas, y son la expresión de modelos de comportamiento relativamente estandarizados, son consecuencias de concepciones morales, religiosas, doctrinas políticas, filosofías o religiosas y son la esencia fundamental de la acción individual y colectiva. Se modifican en la medida que surgen nuevas formas de ver y de pensar con respecto a los elementos que la componen. Para este caso se ven los aspectos relacionados con los servicios de la mutual objeto del estudio: prevención exequial y cultura del ahorro en Colombia.

PREVENCIÓN EXEQUIAL. Lo único seguro (Revista Dinero mayo 12 de 2006) El 67% de los colombianos que adquiere un seguro exequial lo hace por prevención. Esto demuestra la importancia de la cultura de protección que está generando en el país este servicio. ¿Por qué es tan necesario tenerlo?

Lo único seguro en la vida es la muerte. Pero solo 3,5 millones de colombianos están preparados para asumir los gastos y la tramitomanía del funeral, que pueden valer entre $2,5 y $4,5 millones, dependiendo de la ciudad y de dónde quiere que descansen sus restos mortales. Claro que este costo se puede incrementar cuando las decisiones de compra se toman en el momento de la tragedia. Siempre hay quien se aprovecha del dolor para incrementar los precios y bajo esas circunstancias, es difícil tomar una decisión racional.

¿Cómo prepararse para estos trances? Se dice que a los colombianos no les afana mucho asegurar la vida, sin embargo las pólizas o planes exequiales van ganando poco a poco una representación importante en el mercado.

En Colombia desde hace algún tiempo, se ofrece un producto llamado de previsión exequial que a cambio de una módica suma mensual, les ofrece a sus compradores el costo del servicio funerario de los seres queridos. Este mercado lo  componen diversas entidades,  como las cooperativas, los fondos de empleados y hasta las Asociaciones mutuales, hoy favorecidos por el fallo de exequibilidad mencionado en la parte legal. Antes del fallo el 30 por ciento de este mercado lo tenían las compañías de seguros y el 70 por ciento el resto de sociedades, incluidas las funerarias. 

CULTURA DEL AHORRO. El ahorro está directamente relacionado con los niveles de ingreso de los colombianos, ¿cómo se explica, entonces, que quienes devengan un salario mínimo puedan adoptar esta práctica como un hábito, teniendo en cuenta que son más altos los niveles de gastos que de ingresos?

Al respecto dice Mauricio Toro, presidente del fondo de pensiones y cesantías protección S.A “… el ahorro es una fracción del ingreso que no está siendo destinada al consumo. Es evidente que en tanto el ingreso sea menor, la dificultad de ahorrar aumenta, porque hay unas necesidades básicas que atender. Pero hay que tener presente que en Colombia se han dado elementos que favorecen a las personas de bajos ingresos. Por ejemplo, quienes tienen acceso al régimen de salud, sea el subsidiado o el contributivo, ya no tienen que hacer gastos de su bolsillo”. “Ahora, el nivel de ingresos no asegura que el ahorro sea mayor, caso Estados Unidos, que es uno de los países con mayor nivel de ingresos pero con unas tasas de ahorro muy bajas. El ahorro depende del nivel de ingresos, pero también de la cultura”

Eh ahí el problema: Las campañas, los concursos que algunas entidades financieras realizan o la posibilidad de ir bancarizando, son elementos que estimulan el ahorro. Pero mucho tiene que ver la cultura previsional que tenemos que crear, entendiendo que el ahorro es un esfuerzo y que no produce el mismo placer que consumir, pero permite mantener a lo largo de la vida un nivel de consumo más o menos razonable.

El ahorro significa un esfuerzo, dejar de gastar hoy para tener la tranquilidad mañana ante una contingencia. Es la oportunidad de poder contar con unos recursos que van a ser necesarios a futuro. La cultura del ahorro es una forma de vida y en la medida que desde jóvenes, desde que empezamos a trabajar, de acuerdo con nuestras posibilidades, pero siempre pensando que es un forma de tranquilidad, de aprovechar oportunidades, de ser capaces de superar épocas difíciles.

De otro lado se encuentran conceptos que son más claros frente a la problemática de los pobres y el derecho al microcrédito. Esta es la experiencia de Muhammad Yunus[i] “Lamentablemente los bancos no prestan a los pobres. Los banqueros a los que se dirigió, se burlaron de él, diciéndole: ‘¿Quién aceptaría prestar dinero a personas que no ofrecen ninguna garantía? ¿Por qué entonces -él se dijo- no fundar mi propio Banco? Así nació el Banco Grameen, un banco independiente: el Banco para los Pobres. El sistema bancario tradicional ha sido concebido para dejar al margen a los pobres. La sacrosanta noción de "garantía" (responder con bienes personales al cumplimiento de la deuda) está de hecho destinada a desanimar a los solicitantes de escasos recursos”. Tomado del Blog de Colombiamutual y la serie de artículos el Banco de los Pobres.

A propósito del asistencialismo del modelo neoliberal en Colombia abría que aplicar el criterio de una nueva cultura del ahorro, no subsidiado, sin dádivas como lo planea el propio Yunus en los materiales citados: “En vez de regalar dinero lo que hay que hacer es intentar proporcionar fondos para la creación de empresas que resulten autosuficientes, que se autofinancien y que se creen empresas que involucren directamente a las comunidades, es decir, que no sea la caridad la que soporte estas estructuras sino que se soporten a sí mismos. Tenemos que construir instituciones auto suficientes que se sostengan por sí mismas en vez de depender de fondos donados por países ricos directamente. Más bien constituiría fondos de microcréditos en cada país y dejaría que los países ricos contribuyeran a esos fondos de forma que estos microcréditos se convirtiesen en instituciones viables, aunque se interrumpiese la donación de fondos”

El ahorro permite a las personas responder a situaciones de emergencia; es una garantía real de prevención e induce una mentalidad nueva, a la generación de una nueva cultura en la que se piensa que también las microempresas pueden y deben ahorrar para comenzar a aprender a gestionar sus recursos.

Publicar un comentario