4 jul. 2013

18. MICROFINANZAS Y BANCO DE LOS POBRES UNA EXPERIENCIA DIGNA DE EMULAR (Ensayo)

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com 
Décima octava entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO COLOMBIANO UNA ALTERNATIVA REAL PARA LOS SECTORES POBRES Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA*
Se está publicado semanalmente los días jueves por capítulos para su colección.

La banca pareciera entender que los estratos pobres son un gran mercado y los desembolsos a los microempresarios crecen. Pero banca, gobierno y deudores tendrán que actuar con cautela para que el modelo funcione. (Dentro de un marco capitalista neoliberal). Desde el momento en el cual los grandes bancos del país voltearon sus ojos hacia el microcrédito, como un nicho rentable, este segmento de cartera ha crecido a un ritmo del 50% anual. En los últimos dos años se han desembolsado cerca de $2,5 billones en pequeños créditos para microempresarios.

Si bien el apoyo del gobierno -por medio de Bancoldex y el Fondo Nacional de Garantías- puede ser importante, es claro que la regulación y el marco de política deben avanzar para adecuarse a esta realidad. Banqueros y gobierno deben procurar que este auge del microcrédito sea sostenible a largo plazo. (Para ello deberán entender que el modelo de prestar a los pobres se sale de su esquema de competitividad y alta rentabilidad) (Cortés Guavita, Reinventando el Mutualismo Colombiano, 2008, pág. 53)

Los analistas del sector financiero consideran que aún falta reforzar el marco de política para tratar más aspectos que el simple crédito, como la formalización, tecnificación y capacitación en temas de comercialización para aumentar su competitividad.

… Olvidando que hay que enseñar valores y manejo de los pequeños emprendimientos, obviamente partiendo de modificar el criterio del microcrédito y microempresas con capitales como los que clasifica la ley MIPYME en Colombia. Se debe replantear con base en la experiencia de Muhammad Yunus y en el microcrédito con educación, pero fundamentalmente entendiendo el modo de vida de los pobres y la comprensión de su entorno cultural.

De otro lado se encuentran conceptos que son más claros frente a la problemática de los pobres y el derecho al microcrédito. Esta es la experiencia de Muhammad Yunus, premio Nobel de Paz y creados del Banco de los Pobres.

Lamentablemente los bancos no prestan a los pobres. Los banqueros a los que se dirigió, se burlaron de él, diciéndole: ‘¿Quién aceptaría prestar dinero a personas que no ofrecen ninguna garantía?’ ¿Por qué entonces -él se dijo- no fundar mi propio Banco? Así nació el Banco Grameen, un banco independiente: el Banco para los Pobres. El sistema bancario tradicional ha sido concebido para dejar al margen a los pobres. La sacrosanta noción de "garantía" (responder con bienes personales al cumplimiento de la deuda) está de hecho destinada a desanimar a los solicitantes de escasos recursos. (COLOMBIAMUTUAL, 2008)

El Banco rechaza de plano la noción de garantía, cambiándola por sostener que no hay mejor garantía que cada persona, cuando a ésta se la dignifica, se le otorga confianza, y entonces ésta responde con los valores que cada alma posee por el sólo hecho de serlo. La iniciativa del Banco Grameen ha sido reconocida por la ONU, apoyada por la UNESCO y difundida por grandes periódicos del mundo con titulares de admiración y sorpresa. Actualmente el Banco Grameen ha abierto sucursales en diversas partes del mundo. En América existen emprendimientos similares basados en esta idea en Bolivia, Perú, Honduras, etc.

Los siguientes son algunos de los criterios esbozados en una entrevista concedida en España por Muhammad Yunus y reproducida por el grupo Liderazgo solidario de América a través de la red de internet. El creador del llamado banco de los pobres, el Grameen Bank, a la pregunta del porqué la mayoría de prestatarios son mujeres, respondió:

Tardamos 6 años inicialmente en llegar a ese 50% de mujeres receptoras de nuestros créditos y en ese momento empezamos a darnos cuenta de que el dinero que llegaba a las casas a través de las mujeres beneficiaba mucho más a las familias que el dinero que llegaba a las mismas a través de los hombres... tenían mucho cuidado con su dinero, con sus inversiones, y los niños se beneficiaban inmediatamente del dinero que ganaban o recibían las mujeres... Actualmente, el 95% de nuestros clientes son mujeres y todas las cosas positivas que se dicen de Grameen pienso que se deben a ese hecho. (Liderazgo Solidario de América, 2008)

La entrevista da un giro hacia lo social y solidario, analizando el rol que debe jugar de manera importante la Economía Social y Solidaria o el llamado tercer sector, fundaciones, ONG, iglesia, etc., en la lucha contra la pobreza en el Tercer Mundo y, por otro lado, en la generación de empleo en los países desarrollados?

Yo pienso que hay muchísimo campo para dar servicios en circunstancias extremas, pero no debe ser una cosa permanente, continuada; la gente tiene que desarrollar sus propias capacidades y ese desarrollo es lo que lleva a la creación de instituciones viables y autosuficientes, y de servicios viables y autosuficientes. En vez de regalar dinero lo que hay que hacer es intentar proporcionar fondos para la creación de empresas que resulten autosuficientes, que se autofinancien y que se creen empresas que involucren directamente a las comunidades…

Haciendo referencia al rol que deben jugar las entidades solidarias en la educación, lo cual es una inquietud que se plantean muchos en el sector solidario, el Nobel manifestó:

... un programa educativo yo lo organizaría de tal forma que si algún día no llegasen fondos desde el exterior estas instituciones pudieran sobrevivir y seguir funcionando. Inicialmente a lo mejor no van a ser viables al 100%; lo importante es que nunca sea el 0%. Eso es lo que yo diría a fundaciones, ONG o cualquiera que quiera participar en este proceso, en países del Tercer Mundo y en países industrializados donde hay mucha gente sin hogar, que está en paro, emigrantes, marginados sociales de todo tipo… Cuando veo que la gente sobrevive de la caridad me parece como si estuviésemos creando una situación tipo zoológico donde recogemos a esa gente y la alimentamos; y ahí quedan. No hay iniciativa por su parte ni por parte de nadie para sacarles de allí e integrarles en la sociedad, así que eso es lo que me gustaría ver, alguna forma familiar de autorrealización de esas personas para que se ocupen de sí mismas, en vez de dejarlas en una situación de dependencia.

Al parecer el profesor Yunus tiene la idea que todo lo solidario es caridad y no es extraño ya que esa es la idea que tienen muchos, no solo en Colombia sino el mundo entero, tal vez por ello le inquirieron Acerca del capital inicial y las dificultades, así se refirió el profesor Yunus contando su propia experiencia:

... los primeros fondos salieron de mi propio bolsillo, era una cantidad muy pequeña y me lo pude permitir. Después me convertí en avalista; eso es también parte de la historia. Lo único que hacía yo era firmar el papel de los créditos que daban en el banco. Inicialmente me dieron un límite de fondos que podía sacar como avalista, un límite de 300 dólares; no daban más porque no me admitían a mi como avalista para más de 300 dólares. Pero después se les olvidó este límite porque les devolvían todos los préstamos, y pudimos seguir expandiéndonos simplemente con mi firma.

¿Qué alternativa les queda a las empresas sin ánimo de lucro?, la conciencia social, que no tiene que ser estatal. Si los seres humanos aplican el desarrollo entendido así: el hombre por encima de los objetos, entre ellos el capital, sobrevivirán, y si no, desaparecerán.

¿Qué hace, o mejor aún cuál es el deber ser, de nuestra economía popular, solidaria y mutualista, en este juego de la inclusión y el empoderamiento?

Mi posición es clara, el mutualismo debe fijarse como meta, empoderar a los desprotegidos, haciéndoles ver su real poder como seres humanos frente a sus derechos, y que mejor manera de hacerlo que a través de organizaciones populares y solidarias mutualistas, desde las cuales se logra la verdadera inclusión. Inclusión al trabajo con ingreso digno, a una seguridad alimentaria proporcionada en la cual haya, de un lado, el beneficio del equilibrio en su forma de alimentarse y de otro poniendo en práctica la eliminación de los intermediarios ociosos en la comercialización de los productos del agro a la ciudad lo cual nos lleva al comercio justo, inclusión y derecho a un medio ambiente sano y protector, benéfico para la nuevas generaciones, inclusión al deporte y la recreación, inclusión al derecho al buen uso del ocio, al turismo alternativo, y como un derecho a reivindicar un verdadero hogar a heredar por quienes han de encontrar un mundo más vivible y solidario.


Próxima entrega: LA SALUD EN COLOMBIA NECESITA DE LA SOLIDARIDAD
*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA 
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL 
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER 
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 
Publicar un comentario