6 jun. 2013

11. LIDERAZGO POLIVALENTE PARA REINVENTAR EL MUNDO (Acción del líder polvalente)

Décima segunda entrega de la obra ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE
Autor. FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA
El Líder Polivalente será el responsable de reinventarse a sí mismo para poder reinventar las organizaciones del tercer milenio.

Para entender la propuesta de liderazgo polivalente es necesario recabar en primera instancia en la necesidad de ver los Valores Morales y Éticos de una persona encausados al devenir de la organización, para  comprender la necesidad de afrontar los retos personales y administrativos de los líderes Polivalentes en un nuevo contexto valuado en principios de reputación moral y de eficiencia empresarial. Si el ser es el líder, el deber ser de dichos líderes está dado por sus valores polivalentes.

Vale la pena tomar aquí la definición que da Samuel C. Certo[1] en su obra de Administración cuando hace referencia a los valores en la administración y dice:

“Los valores son escalas de importancia que un individuo otorga a varios factores del entorno.  Los valores tienden a ser formas de ver la vida y son influenciados por los padres, grupos de compañeros y amigos.  Los valores tienden a  guiar las acciones y los juicios de las personas en diversas situaciones.  En ese orden de ideas, los valores del lugar de trabajo de un individuo se definen como los conceptos, principios, personas, objetos o actividades que él o ella consideran importantes. Los valores son aquellos elementos por los cuales una persona puede sacrificarse y trabajar con esfuerzo.  En el lugar de trabajo, factores como la remuneración, el reconocimiento y el estatus, a menudo se catalogan como valores comunes”[2]

Se infiere, entonces, al líder Polivalente como una persona inmersa en VALORES tanto personales como de reputación profesional y al finalizar este capítulo se podrá, como colofón, definir de manera acertada el líder Polivalente, por eso antes que plantear una definición de Líderes Polivalentes veremos los principios y valores que enmarcan el deber ser del líder contextualizados en el marco de su accionar individual y en el rol de equipos en las organizaciones. 

Esto es absolutamente cierto. Líderes Polivalentes son los que necesita el mundo para reinventar y dirigir las Organizaciones, y así encontrar al unísono su propio destino. Polivalencia que significa tener multihabilidades conceptuales, tecnológicas y operativas, la capacidad de entender y aplicar en el mejor sentido el criterio deglobalización en busca de la Utopía de la vida, con sentido solidario e integral actuando con sinergia.

Es significativo que entendamos al ser Polivalente que requiere la sociedad actual como un ser funcional integrado en los diferentes ambientes del Ser, del mercado y de la sociedad. Seres que tomen decisiones, que pasen de ser controlados a facultados en el sentido de crear sus propias reglas en el trabajo, que se dirijan a sí mismos, que posean diferentes competencias e idoneidad, que estén dispuestos a afrontar las situaciones con carácter, con iniciativa.

Observemos como los antiguos griegos, cuyo amor por aprender fue evidente en sus manifestaciones artísticas, literarias, políticas o filosóficas, dieron un gran valor a la educación Polivalente de los niños, lo cual redundó en sus valiosos aportes a la humanidad, polivalencia que se ve en sus grandes maestros, que si bien son reconocidos como filósofos, tenían diferentes profesiones, como médicos, educadores, etc., lo cual les permitió pasar a la historia como los grandes sabios de la época. Ese ejemplo nos señala el camino, hoy el mundo requiere para salvarse de las garras del neoliberalismo y sobrevivir, polivalencia y empoderamiento en todos los seres humanos, para reinventar el mundo.

Paralelamente a ello el ser debe poseer la capacidad de pasar de entrenador a educador ya no hay que afrontar el cómo hacer las cosas, ahora hay que decidir el porqué y el para qué se hacen determinadas cosas, superando el activismo, al hacer por hacer, ahora se trata es de brindar resultados y entre más óptimos mejor.

La funcionalidad con base en el conocimiento integral, la necesidad de incentivar las diferentes habilidades del ser son latentes, para ello se requiere de abandonar el paradigma del ganador de batallas, ahora hay que ganar la guerra, se debe ser Líder POLIVALENTE.

Para ilustrar mejor veamos con un ejemplo lo que se quiere decir con Líder Polivalente:

“Ningún entrenador de fútbol le dice a su equipo: ‘quiero que ustedes ganen estos puntos. Vayan a jugar y al final del partido me informan el resultado’. Pues si bien los entrenadores no juegan, participan estrechamente al crear el plan del partido y dirigir el comportamiento de los jugadores. Así también el ejecutivo en una compañía rediseñada es mucho más que un simple anotador de tantos”[3]

Parece perfectamente claro que el dominio de diferentes áreas del conocimiento se convierte en una necesidad imperiosa para el nuevo ser, la Polivalencia está igualmente en el conocimiento y su aplicación al proceso productivo, no más tareas aisladas no más fragmentación que sólo genera desconfianza e incompetencia.

A grandes pinceladas ese es el ser Polivalente que dirigirá las Organizaciones del tercer milenio. ¿Cómo serán esas Organizaciones? Ese será el tema de la segunda parte de esta obra,

Pero antes de seguir adelante consideremos un aspecto que he dejado exprofeso para esta parte y es el tema de discusión en muchos de los foros de liderazgo que se desarrollan en el mundo, ¿Debe ser el gerente un líder, hay líderes que no son gerentes, hay gerentes que nos son lideres?

Afirmaré ahora, que independiente de la forma como se aborde el tema y su interpretación acerca de si el liderazgo es diferente de la administración y todos los argumentos teóricos que hay al respecto, considero que TODO gerente y administrador debe ser un Líder Polivalente y que no necesariamente todo Líder Polivalente será un gerente, me explico a continuación.

Al afirmar que TODO gerente o administrador debe ser Líder Polivalente no estoy diciendo nada distinto a que si no es así, no será un buen gerente o un buen administrador en ningún tipo de organización, lo he venido demostrando y al finalizar la obra se podrá comprender mejor mi aseveración. Solamente un líder podrá dirigir las organizaciones, pero no un líder cualquiera, no señor, debe ser un líder reinventado que haya comprendido que su contexto no estaba bien definido, que su experticia no estaba bien complementada, y, que por ello se estaban cometiendo errores que afectan a la organización para la cual trabaja. Solamente en le momento que se reconozcan las falencias y se reinvente con base en valores como se verá en capítulos posteriores, se podrá afirmar qué es un Líder Polivalente dispuesto a enfrentar los retos que el mundo actual le está imponiendo.

Una vez hecha esta precisión y para una mejor comprensión se ha realizado una segmentación de Valores según la intención de la obra, así se encuentran unos Valores esenciales que sirven para sentar las bases de la reinvención, otros que permiten la conducción de dicha reinvención, unos más que serán la fuerza para vencer ante las dificultades de una travesía como la que se está a punto de iniciar y finalmente unos Valores que permiten la ejecución de la reinvención.

Próxima entrega “LOS VALORES ESENCIALES PARA PREPARAR LA REINVENCIÓN”


[1] CERTO, Samuel C. Op, cit.
[2] CERTO, Samuel C. Op. cit. p.402
[3] MATAMALA, Ricardo y Muñoz Jesús Antonio, ADMINISTRACIÓN POR POLÍTICAS; HOSHIN KANRI, McGraw Hill, Bogotá, 1994
Publicar un comentario