28 may. 2013

"EL AMIGO QUE NUNCA MUERE" Editorial 05 Revista Soldeamérica


Fabio Alberto Cortes Guavita *
Abril de 2013. Si partimos del hecho que la Sociología estudia los fenómenos colectivos producidos por la actividad social de los seres humanos, dentro del contexto histórico-cultural en el que se encuentran inmersos, no podemos pasar desapercibido el fenómeno del culto a la personalidad, se debe entender y separar a profundidad la imagen del líder inmolado de la imagen de lo que es un proceso revolucionario.


El proceso revolucionario real no puede depender de la imagen de un caudillo por eso hay que diferenciar este fenómeno o se es caudillo o se es líder, en mi concepto Chávez más que un  caudillo fue un líder revolucionario al cual no se le pude desfigurar con pretendidas causas que lo bajen al nivel del simple caudillo populista, ojo avizor a quienes manejan la imagen de la revolución Bolivariana y la imagen del Líder de esa revolución.

Indiscutiblemente la muerte del comandante Hugo Rafael Chaves Frías, presidente de la hermana República de Venezuela ha sido uno de los actos más deplorables de los últimos años para LATINOAMÉRICA y el mundo.


Los logros de la Revolución y la aplicación del modelo SOCIALISMO DEL SIGLO XXI dan para todo tipo de análisis y comentarios, desde las dos orillas, la de los enemigos que todo lo convierten en desastre y negatividad, obvio, el capitalismo no va a reconocer los avances, pero ojo, hay documentos de las Naciones Unidas y de otras organizaciones multilaterales del capitalismo que le dan un valor real a los avances logrados en los aspectos sociales (un aparte en esta revista presenta esas cifras).

Ahora bien, desde la óptica del “chavismo” se han desatado toda una serie de situaciones frente a las cuales es importante la prudencia, hay factores económicos, sociológicos y culturales  que no se pueden pasar por alto, máxime si hablamos de un proceso revolucionario, y, cuando hablamos de alguien a quien consideramos el amigo que nunca muere, es necesario ser realista frente al devenir de la revolución bolivariana, para no caer en errores que frustren, una vez más, al socialismo en nuestra América Latina.

Desde los aspectos económicos es necesario ver como un proceso revolucionario debe ir de la mano con lo social y con el desarrollo productivo, no se pueden dar soluciones meramente asistencialistas porque acaban con el proceso en el mediano plazo, es entendible que las primeras etapas de la revolución lleven a dar vía asistencialista para resolverlos problemas de los más pobres, pero esto no se puede convertir en una política del Estado revolucionario, se requiere ir más allá, a desarrollar un aparato productivo que permita sustentar los ingresos del Estado, máxime cuando se depende de productos perecederos como el petróleo, el cual es finito. Hay que profundizar con sumo cuidado estos aspectos en el futuro mediato de la revolución.

Antonio Gramsci llama la atención acerca de la hegemonía, “un proceso por medio del cual, un grupo dominante se legitima ante los dominados, y estos terminan por ver natural y asumir como deseable la dominación”, es quizá, esta posición una critica a los procesos totalitarios sea cual fuere su origen. Por eso los procesos culturales revolucionarios deben ser construidos sobre todo por la ideología, entendida esta (al decir de Marx) “como reflejo de las relaciones sociales de producción, es decir, de la organización que adoptan los seres humanos frente a la actividad económica”.
La connivencia o combinación del modelo revolucionario con el capitalismo puede ser fuente abortiva de un proceso verdaderamente revolucionario, de la construcción de un real modelo socialista de producción.


Al momento de escribir este editorial aún no se han realizado las elecciones en Venezuela, pero con seguridad el  nuevo Presidente será Nicolás Maduro, el nuevo amigo, a él: claridad y prudencia, orientación y sabiduría en la conducción de los destinos de la Revolución Bolivariana y a CHÁVEZ, el amigo: honor y  gloria eterna, sin culto a la personalidad.

* Director Revista SOLDEAMÉRICA
Presidente Observatorio Latinoamericano y del Caribe para la Economía Solidaria SOLDEAMERICA
Gerente Asociación Mutual EMPRENDER
Presidente Confederación de la Mutualidad Colombiana COLOMBIAMUTUAL
Director Pedagógico Fundación Educativa para la Gestión Empresarial FUNGESTAR
Publicar un comentario