17 nov. 2007

Actualidad del Mutualismo Colombiano (1)







Después de haber publicado la serie de artículos acerca de la historia del mutualismo colombiano, iniciamos la segunda etapa en la cual se muestra la realidad actual del entorno ambiental, tanto en lo externo, como en lo interno del sector solidario y mutualista en Colombia. Posteriormente vendrá una tercera fase en la cual hacemos la propuesta de Reinventar el Mutualismo en nuestro país.


Por Fabio Alberto Cortés Guavita*

Exploración de los entornos del mutualismo colombiano para la reinvención y la transformación social

El periodo del año 2003 al 2006 al margen de la incidencia que pudiera tener la llegada de un nuevo gobierno y la falta de liderazgo en el sector como se ha mencionado con anterioridad, fue de un trabajo incansable por parte de un reducido grupo de personas que nos dimos a la tarea de realizar un diagnóstico de lo que ocurría en las asociaciones mutuales para conocer de primera mano la realidad de lo que en mercadeo denominamos los ambientes o círculos de control de un determinado sector económico y social.

Un primer circulo es el externo, en el cual las variables exógenas inciden de manera directa en cualesquiera de los proyectos a desarrollar y donde son inmanejables por parte de los actores del mutualismo las determinantes de tal ambiente, en el cual podemos mencionar como variables centrales el comportamiento de la economía, el entorno político y social, el entorno ecológico, cultural y demográfico.

Un segundo circulo esta dado por el denominado ambiente intermedio o de tarea en el cual las variables tienden e ser negociadas por los actores del mutualismo y quienes se mueven en el mercado, como la competencia, el propio mercado y los órganos de regulación del estado como son los entes de fomento y control.

Finalmente un tercer ambiente dado por lo interno, con variables intrínsecas del propio mutualismo que tienen que ver con su doctrina, comportamiento administrativo, manejo de los negocios, el mercadeo de servicios, las tendencias al cambio, el liderazgo, etc. Variables que son del total resorte del mutualismo ya que incide de manera directa en ella y las puede modificar desde lo interno hacia el entorno social y comunitario.

De estos estudios realizados con un modelo combinado de metodologías tales como el Marco Lógico, la Acción Participación y Análisis DOFA con más de 50 asociaciones mutuales del país se obtuvieron unos resultados que llevaron a la toma de decisiones radicales, de un lado la creación de la Confederación de la Mutualidad Colombiana, como entidad autónoma y alejada de los actores de siempre, y de otro, después de la incomprensión que en algunos casos se convirtió en persecución por parte de diferentes actores de los ambientes mencionados contra esta nueva organización, a fijar su derrotero en el campo del FOMENTO ante la imposibilidad de encontrar dolientes verdaderos para el modelo mutualista real. El producto final es un plan de trabajo (generación de derechos) con dos programas centrales (educación e incubación de entidades) y más de diez proyectos (intervención en los ámbitos más sentidos) que buscan la reinvención del mutualismo como veremos más adelante.

El ambiente externo nos permitió conocer de frente y vivir en la práctica el marginamiento extremo de los más desprotegidos, la exclusión en los diferentes ámbitos de los más pobres, exclusión que va desde el derecho a un trabajo digno hasta la exclusión de los modelos de crédito para emprendimientos, pasando por la violación de derechos elementales de la población en los campos de la educación, de la seguridad alimentaria, del derecho a la recreación y al deporte, el aislamiento de la oportunidad de un medio ambiente sano y que no decir de problema de salud y vivienda en el cual se mueven, viven y conviven las grandes mayorías de nuestra población.

El ambiente intermedio nos mostró una competencia desleal para usar el término más sutil, entidades y personas dispuestas a calumniar y maltratar a quienes supuestamente les va a arrebatar beneficios que habían sostenido por años para su propio beneficio. Una total incomprensión en los entes de regulación del modelo mutualista, una falta total de políticas de estado en torno a un sector que como el mutualista es base fundamenta para el desarrollo de la ayuda mutua en los sectores marginados, un modelo de control que no tiene en cuenta para nada las propias particularidades del sector y al confundirlo con el cooperativismo le aplican unas herramientas de control que no se compadecen, ni con el tamaño de las organizaciones, ni con su objeto social, menos aún con la falta de desarrollo e inactividad de la gran mayoría de Asociaciones Mutualistas de Colombia. A esto se sumó en el año 2006 una situación que aún no distinguimos si de incomprensión, de falta de conocimiento o de persecución de la organización internacional que dice representar los intereses del mutualismo de América.

En el ambiente interno encontramos unas entidades que no conocen realmente su doctrina, menos aún cuentan en su objeto social una verdadera oportunidad de trabajo o de prestación de servicios, más pareciera que son clubes sociales de barrio en unos casos. Funerarias en otros y los más ni siquiera cuentan con el mínimo de asociados que determina la legislación menos aún proyecto de trabajo o planes de negocio que sean la orientación a futuro. No reencuentran entidades (con contadas excepciones) que tengan un gerente o un administrador al frente de la entidad, no hay personal capacitado y en su defecto hace carrera el oportunismo de seudo-líderes que se hacen elegir eternamente al frente de entidades al servicio de sus propios intereses, en el menor de los casos de su propio ego.

En los siguientes capítulos mostraremos cada uno de los ambientes estudiados son los principales hallazgos y posteriormente la propuesta de Reinventar el Mutualismo a partir de sus principios y valores en un modelo administrativo que permita llevar el conocimiento y las bases tecnológicas a los sectores menos favorecidos y en el cual esperamos contar con el apoyo del gobierno de Bogotá, la capital de Colombia, ciudad que en los tres años siguientes será un campo de acción, con la puesta en marcha de proyectos que permitan a los principales actores, que no son otros que la población excluida, acceder a un modelo de inclusión social que les permita desde un trabajo digno alcanzar las condiciones mínimas de supervivencia, todo en el marco de la ayuda mutua.

* Presidente COLOMBIAMUTUAL: Gerente FUNGESTAR. Bogotá, Colombia
Publicar un comentario en la entrada