18 jun. 2007

Las Fundaciones y la RSC


OBSERVATORIO ESPAÑOL DE LA ECONOMÍA SOCIAL


2007-06-04 Las fundaciones apuestan por una RSC que mejore el mundo sin esperar nada a cambio

El propósito de las fundaciones, “debe ser la contribución a la mejora del mundo sin esperar nada a cambio, y a pesar de todo”, ya que su filosofía es “asimétrica”. Con esta idea esencial desarrolló su ponencia Ramón Ollé, presidente de Epson Europa y de su Fundación, en su intervención en la 18ª Asamblea del Centro Europeo de Fundaciones.Ollé afirmó que las fundaciones “deben trabajar de forma desinteresada y, esta idea, difícil de integrar en el mundo empresarial, es la base de la filantropía”. Además señaló que la gran oportunidad para las fundaciones “llegará cuando las empresas integren la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en su estrategia global”.
El presidente de Epson para Europa fue crítico con algunas empresas, que al hablar de RSC usan términos como “actividades” o “herramientas”. Para él, la RSC “es un valor, que debe ir más allá de la imagen y del marketing de la empresa, pues debe integrarse en su misión”. Ollé también explicó el origen de la palabra “solidaridad”, que en su acepción referida a la jurisprudencia implica “que todos somos responsables, tanto de nosotros mismos como de la comunidad”.En esta mesa, moderada por el vicepresidente 1º Ejecutivo de Fundación ONCE, Alberto Durán, participó también la directora de la Fundación Bertelsmann, Michaela Hertel, quien explicó la filosofía de su institución, muy ligada a la empresa que la patrocina. Uno de sus programas otorga becas a jóvenes emprendedores que quieren desarrollar proyectos sociales en diferentes ámbitos.
La Fundación Bertelsmann, explicó Hertel, “también facilita a las empresas regionales o locales, que no tienen capacidad para crear una fundación, las herramientas para emprender acciones de RSC".Por su parte, el presidente del Instituto para el Desarrollo y la Inversión Social de Sao Paulo, Marcos Kisil, habló de las experiencias de RSC en Brasil, que en la actualidad “pasan por políticas en las que ganan tanto la empresa como el objetivo social”. Kisil explicó también las cualidades “de dos campañas exitosas”, una por la que se recaudaron fondos para las especies en peligro del río Amazonas, y otra por la que se consiguieron fondos para el diagnóstico precoz y el tratamiento del cáncer de mama.
Objetivo cumplidoEl director de Relaciones Sociales e Internacionales de Fundación ONCE, Miguel Ángel Cabra de Luna, calificó la Asamblea de Madrid de "muy exitosa, por el récord en el número de asistentes (más de 700) y de fundaciones presentes" (más de 500 de 50 países diferentes). Para Cabra de Luna se han cumplido los dos objetivos planteados inicialmente como eran "atraer a España a la filantropía global y conseguir que las fundaciones españolas acudieran al proceso de internacionalización", conociendo gente, socios y nuevas ideas. En el ámbito de la filantropía internacional, Cabra de Luna señaló que las fundaciones han avanzado en temas clave como "el cambio climático, la demografía (inmigración, los jóvenes y los mayores) y el problema de la multidiscriminación" (personas con discapacidad, mujeres, etc). Además, "se ha conseguido que 50 millones de personas con discapacidad en Europa (el 10% de la población europea) no sean ciudadanos invisibles y que en la agenda política de las fundaciones se tome a las personas con discapacidad como un eje transversal a tener en cuenta, ligado a los derechos humanos".
Publicar un comentario