10 jun. 2007

El ejemplo de Ecuador Social y Solidario


UNIFICAR LA LEGISLACIÓN DE LO SOCIAL Y SOLIDARIO Y SEGUIR EL EJEMPLO DE ECUADOR.
Por Fabio Alberto Cortés Guavita
En Colombia la legislación no contempla la posibilidad de un marco jurídico para el sector social y solidario, ¿Es este un sector o es realmente una tercera vía como afirman algunos teóricos? Independientemente de cual sea el enfoque teórico o ideológico que se pretenda dar a este tema, vale la pena verlo desde una óptica meramente pragmática.

¿Cuáles son las entidades que ejercen de una u otra forma la solidaridad? Encontraremos allí en nuestro caso colombiano; asociaciones mutualistas, cooperativas, asociaciones, corporaciones, fundaciones, fondos de empleados, cajas de compensación y un sinnúmero de entidad mas conocidas como ESAL, Entidades Sin Ánimo de Lucro que cuentan de forma anarquizada con una gran cantidad de leyes, decretos, resoluciones y todo lo inimaginable desde el punto de vista estrictamente legal.

Se podría preguntar uno, bueno y, ¿Qué se necesita para unificar tales legislaciones separadas y encontrar un marco jurídico legal que las arrope bajo un ÚNICO elemento de identidad? Ya en pasada oportunidades el legislativo ha intentado hacer una reforma a la legislación actual para entrar a ver la posibilidad de una aproximación y allí aparecen los interese particulares, en unos casos válidos en otro no tanto, de cada subsector para mostrar quien es más "grande" o más "importante" será que eso es lo realmente relevante en una discusión de ese talante, indiscutiblemente que no, tajantemente NO.

¿Quién más entra en el juego de los intereses? El Gobierno de turno, desde diferentes escenarios, hace unos años el Dansocial intentó a través de su director incluir en la discusión el tema de las entidades de economía solidaria y las entidades de desarrollo social, con un eufemismo. Pues realmente toda las entidades de las cuales se trató en aquel momento son de economía, son solidarias y son de desarrollo social. El mismo gobierno desde la Supersolidaria y el Ministerio de Hacienda desautorizó al ente de Fomento (¿Fomento?) y dio al traste con una buena idea.

El problema seda en torno a qué se unifica, cuál es el eje fundamental, y los esbozos de legislación dijeron: la mutualidad, entendida esta como el principio de desarrollo de la ayuda mutua ejercida por los diferentes actores. Otros sectores hablaron de la necesidad de reducir la discusión a una ley marco que objetivamente viera unos principios básicos y un entorno dentro de los cuales generar una mayor participación de las entidades, alguien más arguyó la necesidad de separar el criterio empresarial del asistencial.

Se afirmó en la sustentación del proyecto de ley 144 de 2002, al hacer referencia a la gran masa de entidades: "Estas expresiones hoy tienen un número aproximado de 135.500 organizaciones debidamente registradas en el país, dentro de las cuales encontramos 11.100 organizaciones de economía solidaria, 45.000 Juntas de Acción Comunal, 79.000 ONG, 400 redes de voluntariado entre otros, con un gran impacto en las cifras macroeconómicas nacionales, lo que demuestra la enorme necesidad de que exista una norma que regule su funcionamiento, operación, registro, control y vigilancia, pero que además les cree la posibilidad de interactuar válidamente entre ellas y con el Estado.

Particularmente estoy convencido que una ley marco debería circunscribirse a enunciar las diferentes expresiones, fijando unos principios y valores que están ya definidos desde lo social y solidario del cooperativismo, el mutualismo etc., y que se incluya la expresión de empresa solidaria y de ayuda mutua en la cual desde luego prime el hombre por encima del capital. Lo demás se encuentra en muchos casos sobredimencionado a través de decretos y leyes específicas para cada sector lo cual debería ser recopilado de manera estructurada y simplificar la tramitología ante el estado.

Bueno, estas son apenas unas ideas que me gustaría los expertos de la jurisprudencia acogieran y... cuando el legislativo tenga tiempo se preocupara por dotar de un marco sencillo un sector que cada día cobra mayor importancia desde la visión contraria al neoliberalismo.

Para la muestra veamos el ejemplo de nuestro vecino ECUADOR, que sin tanto embeleco a generado un espacio real para lo social y solidario, el siguiente materiales es tomado de Prensa latina.

Ecuador puso en marcha la economía solidaria

Quito, 9 jun (PL) Ecuador cuenta hoy con un nuevo mecanismo económico que busca impulsar el desarrollo del sector agrícola más desfavorecido con el respaldo del gobierno.

Se trata de la denominada "economía solidaria", mediante la cual el ejecutivo entregará microcréditos masivos a los pequeños y medianos agricultores y comprará sus producciones.

En la inauguración la víspera de la Subsecretaría de Economía Social y Solidaria (SESS), el presidente Rafael Correa señaló que con este mecanismo "vamos a echar al tarro de la basura al neoliberalismo".

Esta entidad, que constituye una dependencia del Ministerio de Economía y Finanzas, forma parte del plan de gobierno de avanzar hacia una "revolución ciudadana", subrayó. El mandatario destacó el valor de la economía social y solidaria como propias de la cultura ecuatoriana y destacó la minga (el trabajo voluntario) como ejemplo de solidaridad en los pueblos originarios.

Los indígenas "no se dejaron vencer compatriotas queridos, por eso estamos aquí terminando la triste noche neoliberal y comenzando este siglo XXI que se caracteriza por la solidaridad", aseveró. Para el gobernante, la labor del ejecutivo con la entrega de microcréditos masivos, y otras formas de apoyo como el programa Aliméntate Ecuador y el plan de compras públicas, busca beneficiar a pequeños productores, agricultores y artesanos.

Esto se hace "sin necesidad del apoyo de la burocracia internacional y de la importación de insumos o productos para este tipo de programas de gobierno", enfatizó. La Subsecretaria creada se encargará de canalizar el programa público con los sectores productivos microempresariales.

Con el plan de compras públicas, ascendente a cinco mil millones de dólares, la administración busca garantizar un mercado para los pequeños agricultores que no han tenido oportunidades en la economía neoliberal.
Publicar un comentario