20 may. 2007

SÓLO EL HOMBRE DEJA VESTIGIOS DE LO QUE HA CREADO





La primacía del hombre y del objeto social sobre el capital, todas son empresas de personas. Principio número uno de lo social y solidario

Por Fabio Alberto Cortés Guavita

"El hombre no es la más majestuosa de las criaturas, antes incluso que los mamíferos los dinosaurios eran decididamente más espléndidos. Pero él posee algo que los demás animales no tienen: un caudal de facultades que por sí solo, en mas de tres millones de años de vida, le hizo creativo. Cada animal deja vestigios de lo que fue; sólo el hombre deja vestigios de lo que ha creado"

Este pensamiento de J. Bronowski nos introduce en el primer principio de lo social y solidario: La primacía del hombre y del objeto social sobre el capital, todas son empresas de personas.

Un razonamiento determinante es el valor de la persona por encima del capital, éste debe ser instrumento y no base de la magnitud para decidir acerca del destino de la organización o del reparto de beneficios. La expresión democrática de "una persona un voto" es la sinopsis del concepto por el que todos valen igual y nadie se diferencia por cuestiones marginales al concepto personal, ante todo por la posible aportación distinta de capital, como ocurre en la empresa capitalista. La expresión más genuina de la solidaridad está inmersa en este principio, pero, la primacía del hombre y del objeto social sobre el capital, no la excluyen del desarrollo empresarial y el emprendimiento en busca de la riqueza colectiva, que debe satisfacer las necesidades básicas insatisfechas del ser humano y su aporte a la comunidad, donde nada impida su paso firme e inquebrantable hacia la construcción de una sociedad más justa y equitativa.

Algunos de los valores sociales que han caracterizado a la economía social son hoy en día incorporados en los informes de sostenibilidad de las empresas, y más en concreto de las grandes empresas multinacionales, para ellas lo social es la estrategia. Es irónico, que nuestras organizaciones la mayor de las veces pasen por encima de estos valores y sean ellos quienes los incorporen. "Los ciudadanos desconocen los valores participativos y solidarios que promueve la economía social" Afirma J. J. Barrera director general de la Economía Social, del Trabajo Autónomo y del Fondo Social Europeo, a lo cual se puede agregar que las empresas solidarias también lo hacen, ello exige profundizar el análisis acerca de la concreción efectiva de este primer principio, sin desconocer que muchas de las organizaciones sociales y solidarias si cumplen con su función social insustituible, que lejos están de cumplir las empresas capitalistas, y que las políticas públicas tampoco alcanzan a atender, ni entender.

Cómo hacer parte de un mundo inmerso en el consumismo y dar cumplimiento a la primacía del ser sobre el capital es uno de los retos del sector social y solidario y deberá hacerlo de la mano de los criterios de la mercadotecnia social, con una orientación que sostiene que la tarea fundamental de la empresa es determinar las necesidades y deseos de sus mercados meta y adaptar la organización a la entrega de las satisfacciones deseadas, en forma más eficiente y efectiva que sus competidores, pero haciéndolo de tal manera que preserve y aumente el bienestar de los consumidores y de la sociedad, es decir, produciendo o prestando servicios que no afecten al ser humano ni a su entorno, respetando el medio ambiente del planta azul.

La Mutualidad, como principio de todo lo social y solidario, es el vínculo moral capaz de establecer la concordia entre los hombres de un mismo país y entre los pueblos de un mismo universo, preservado por el hombre con criterios creativos, no meramente distributivos, de tal manera que se haga fiel al sentir según el cual el hombre es el único que deja vestigios de lo que crea para su propio beneficio y el de la comunidad. Se requiere de un ser nuevo como el alba de una nueva cultura, al decir de un pensador universal: Occidente, la tierra del ocaso, tiene hoy más que nunca necesidad de una cultura del despuntar, es decir, de un nuevo nacimiento.
VOLVER PÁGINA PRINCIPAL


Publicar un comentario en la entrada