27 may. 2007

BANCO DEL SUR: UNA REALIDAD



ASUNCION (Reuters) - Los seis países sudamericanos que impulsan la creación del Banco del Sur acordaron el martes la participación igualitaria de todos sus miembros en la conducción, una decisión que busca marcar diferencias con las instituciones de crédito tradicionales.

En un encuentro celebrado en Asunción, ministros de Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay y Venezuela coincidieron además en dar prioridad a la formación del banco de desarrollo, mientras discuten cómo crear un fondo de garantía para blindar financieramente a la región.

"Avanzamos en una definición importante, cual es que el gobierno de la entidad esté dado por la participación igualitaria de los países miembros," dijo a periodistas la ministra de Economía de Argentina, Felisa Miceli.

"De esta manera nos alejamos de una forma de gobernar las entidades financieras donde la hegemonía la impone aquel de mayor tamaño," agregó, en referencia a organismos como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, explicó que los países resolvieron concentrarse en la constitución del banco para luego avanzar hacia el fondo de garantía, que sería una especie de escudo ante eventuales crisis financieras regionales.

Este fondo podría crearse desde cero o mediante la ampliación del ya existente Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), que integran Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Costa Rica y Bolivia, dijo Mantega.

Al mismo tiempo, se decidió continuar debatiendo el desarrollo de un sistema monetario regional, que podría iniciarse con el comercio bilateral en monedas domésticas, tal como lo implantarán a partir de octubre Argentina y Brasil.

Los países definirán en las próximas semanas el capital inicial del Banco del Sur y el monto que cada uno aportará. El documento fundacional será suscrito a finales de junio en Paraguay o Venezuela.
INVITADOS En su reunión del martes, los ministros acordaron también invitar a todas las naciones sudamericanas a sumarse al proyecto.

Uruguay, el único socio del Mercosur ausente, expresó sus dudas, principalmente por la posibilidad de utilizar reservas monetarias para capitalizar la entidad.
"Es muy complejo, no es un tema a resolver rápidamente. Nosotros estamos recogiendo la información que hasta ahora no teníamos y la vamos a usar para saber cómo decidir al respecto," aseguró el canciller uruguayo, Reinaldo Gargano.
La creación del Banco del Sur, que surgió como una iniciativa del presidente venezolano Hugo Chávez, se produce en momentos en que un número cada vez mayor de economías latinoamericanas buscan desligarse de entidades como el FMI y el Banco Mundial.
El tema fue incorporado oficialmente el martes en la agenda del Mercosur.
"Este es un quiebre histórico fundamental para la creación de un nuevo sistema financiero internacional," dijo el ministro de Economía y Finanzas de Ecuador, Ricardo Patiño.
Publicar un comentario